¿Disfrutan los animales del sexo?

sexo entre animales

Sabemos que los animales conectan al menos durante la temporada que dura el apareamiento, pero, ¿les gusta o simplemente se mueven por sus instintos de reproducción?. Pues según los expertos hay una respuesta: sí, pero es imposible asegurarlo al cien por cien…

No se tiene ni la más remota idea sobre si los mosquitos disfrutan teniendo sexo, pero en el caso de los mamíferos creen que sí lo hacen y puede ser muy similar al de los humanos, pero de una forma más primitiva.

Por ejemplo los hombres se excitan viendo a mujeres tetonas o con muchas curvas puesto que hay una atracción física directa, en el caso de los animales está más relacionado con el olor corporal y hormonal y en los documentales sobre animales podemos ver que la mayoría de las especies olisquean sus partes bajas tanto para saludarse como para comprobar si una hembra está en época de apareamiento.

También es muy probable que los animales tengan orgasmos pero es difícil mediar la intensidad, tan solo se han podido medir sus expresiones faciales, los movimientos de su cuerpo y la relajación muscular posterior al coito, así que todo indica que sí alcanzan el clímax.

Se han observado comportamientos muy parecidos a la relación que tienen los humanos con las putas, es decir, muchas hembras no copulan por la necesidad de apareamiento sino por el hecho de obtener placer y no es raro ver cómo mantienen relaciones sexuales con varios machos de la manada.

Los científicos se preguntaban por qué por ejemplo los lobos se abstienen de tener sexo durante la mayor parte del año, ¿no les gusta o sencillamente lo hacen por reproducirse?. Después de muchos estudios se ha comprobado que las relaciones sexuales hacen que la especie sea más vulnerable a ataques y en el caso de los lobos el macho se “bloquea” dentro de la hembra durante más de una hora, así que no se pueden permitir el lujo de sufrir el ataque de una manada por un momento de placer.

En la naturaleza se han observado comportamientos homosexuales y especies de todo tipo han sido pilladas practicando sexo gay: orangutanes, caballos, zorros, perros, gatos, jirafas… Si en teoría solo copulan para procrear, no se explicaría entonces este comportamiento.

Se piensa que el sexo produce en los animales el mismo efecto que producen las drogas, un premio de lotería o cualquier otra experiencia gratificante en los seres humanos. Por ello sus experimentos sugieren que se trata más de una experiencia emocional que sexual.

En cualquier caso hay una razón poderosa para poder afirmar que el sexo es placentero para un animal: la descendencia abundante. Es prácticamente imposible poder preguntárselo directamente, pero no se descarta que en un futuro lejano podamos comunicarnos con ellos a un nivel muy superior.

Esta entrada fue publicada en Animales.